Cómo se hace la poda

En los parques emblemáticos de la Ciudad.

Compartir en redes

Según el “Plan maestro para el arbolado público lineal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” la poda es una práctica hortícola que consiste en quitar parte de la estructura de un vegetal con un propósito determinado. La especialista Lindsey Purcell en el artículo “Lo esencial para la poda de árboles” apunta que la razón más importante para podar es reducir el riesgo de caída del árbol, especialmente en la copa.

En el manejo de los árboles de las plazas 25 de Mayo, Congreso, Mariano Moreno, San Martín, Fuerza Aérea, Del Carril y Canadá combinamos el saber científico con la experiencia de los profesionales participantes, siempre en cumplimiento de la normativa vigente, participando, en todas las instancias de poda, personal técnico habilitado (artículo 11, ley 3263).

El primer paso siempre es la observación directa en el terreno. Cumplimos así con una evaluación técnica del ejemplar y analizamos el tratamiento o procedimiento adecuado (artículo 10, ley 3263). El aspecto más importante que estudiamos es el riesgo que puede haber sobre personas y los bienes (artículo 13, ley 3263).

El dictamen final se plasma en un informe escrito de profesional habilitado. Cuando la medida es podar, se fundamenta y detalla el árbol a intervenir con el agregado de fotos y un croquis con su ubicación, para facilitar su hallazgo. Se indica el tipo de poda, señalando en las fotos las ramas y el sitio a cortar. La poda la efectúa una empresa contratista de licitación pública aprobada que cuenta a su vez con profesionales habilitados para realizar la tarea y siempre bajo la supervisión del Gobierno de la Ciudad.

El último paso es comprobar en el terreno la realización de la poda encomendada.

Informes podas