Recomendaciones preventivas

Una emergencia nos puede ocurrir a todos. ¿Sabemos cómo actuar ante un incendio, una inundación o un accidente doméstico? Estando preparados, cuidamos a nuestra familia y minimizamos los riesgos en casa.

Compartir en redes

En esta página:

En esta página:

Prevención contra el fuego

La cocina suele ser el centro de la vida familiar pero la falta de organización y las distracciones son fuente de posibles accidentes.

Seguí estos consejos:

  • Mantené la cocina ordenada.
  • Identificá posibles focos de incendio (cocina, estufas, radiadores, etc.)
  • Cerciorate de que nada inflamable o combustible esté cerca (repasadores o agarraderas).
  • Evitá cocinar con mangas largas o bufandas que estén sueltas, podrían encenderse en contacto con las hornallas accidentalmente.
  • Los chicos deben permanecer siempre lejos de fósforos, encendedores y mecheros.
  • Evitá manipular aerosoles o líquidos inflamables cerca de una fuente de calor.
  • No toques mecheros u hornallas sin cerciorarte de que estén fríos.


En toda la casa:

  • Evitá secar ropa colocándola cerca o sobre la estufa.
  • Almacená restos de pintura, solventes o combustibles lejos de lugares próximos a fuentes de calor.
  • Evitá poner estufas a menos de metro y medio de la cama y otros elementos de tapicería.
  • Extremá los cuidados si encendés velas, especialmente si hay niños o mascotas cerca.



¿Cómo actuar en caso de pequeños incendios?

Si se produce un foco ígneo en un tacho de basura, una sartén, un cesto con papeles, etc., se puede intentar apagar el fuego, cuidando que no haya riesgos.

  • Ante la presencia de fuego, cortá la electricidad y cerrá la llave de gas.
  • Si arde el aceite de una sartén, no intentes apagarla con agua, tapala hasta que baje la temperatura lo suficiente.
  • En caso de fuego sobre un aparato eléctrico, desconectalo o bajá el interruptor general.
  • Nunca eches agua sobre elementos conectados a la corriente eléctrica.
  • Si utilizás un extintor manual, dirigí el chorro a la base de las llamas, desde una distancia de tres metros, realizando un movimiento zigzagueante.



Ante incendios mayores:

Si no podés extinguir inmediatamente el fuego, abandoná el lugar y llamá a los bomberos (911) o pedí a un vecino que lo haga.

Mientras llegan los bomberos: cómo evacuar

  • Salí rápidamente y no pierdas tiempo tratando de salvar objetos materiales.
  • Ayudá a salir primero a los adultos mayores y niños, personas enfermas o con algún tipo de discapacidad.
  • Nunca regreses al lugar una vez que hayas salido del incendio.
  • Recordá que el fuego, el humo y los gases tóxicos siempre tienden a subir, desplazate en cuclillas.
  • Al salir, andá cerrando puertas y ventanas para aislar el fuego.
  • En edificios, nunca uses los ascensores en casos de incendio.
  • Evitá usar las escaleras si el humo las ha invadido.
  • Transitá pegado a las paredes, nunca por el centro de las habitaciones.
  • Tocá levemente las manijas de las puertas. No las abras si la superficie está caliente.

Anegamientos e inundaciones

Los expertos señalan que atravesamos un cambio climático global, con fenómenos más extremos. En la ciudad, es cada vez más común enfrentarse a tormentas breves de gran intensidad que pueden generan trastornos de circulación y movilidad, pero también pueden afectarnos dentro de nuestro hogar.

Durante las tormentas:

  • Cerrá todas las puertas y ventanas.
  • Evitá salir al exterior, especialmente de noche.
  • Descolgá macetas o adornos de balcones, terrazas, o patios que pueden desprenderse.
  • Evitá descolgar la ropa tendida en el patio, terraza o balcón durante una tormenta.
  • Si estás en una pileta de natación, salí inmediatamente del agua.
  • Evitá sacar la basura a la calle.



Durante anegamientos por lluvia o sudestada:

  • Si comienza a entrar agua en la casa, cortá la luz accionando la llave térmica o el interruptor general.
  • Evitá que los artefactos eléctricos o cables sueltos estén en contacto con el agua.
  • Utilizá siempre calzado aislante para desplazarte.
  • Trasladá a los miembros de la familia más vulnerables (bebés, niños, adultos mayores) a una parte segura de la casa.
  • Tené una radio a pilas siempre a disposición para recibir información de las emisoras sobre el estado general de tu barrio.
  • Antes de reconectar los artefactos alcanzados por el agua, comprobá con personal idóneo su buen funcionamiento.


Prevención de accidentes domésticos

Los adultos mayores son uno de los principales grupos de riesgo y sufren diferentes accidentes que se podrían evitar, especialmente: caídas, intoxicaciones y quemaduras. Por esto debemos tomar algunas medidas básicas de prevención.

Las caídas son los accidentes más comunes en los adultos mayores a causa de factores propios de la edad. Por ejemplo, alteraciones degenerativas que son el origen de una mayor debilidad muscular y una deficiencia en los sistemas de relación como el equilibrio, la vista y el oído.

Para evitar las caídas podemos seguir algunas medidas relacionadas tanto con hábitos del propio adulto mayor, como con las condiciones del medio que lo rodea:

Sobre los espacios del hogar:

  • Evitá que el suelo sea de material deslizante, demasiado encerado o pulido
  • Las alfombras necesitan una base antideslizante para que queden firmes y evitar tropiezos.
  • Los miembros de la familia tienen que estar atentos a levantar cualquier objeto tirado en el suelo.
  • En el baño, colocá agarraderas en el inodoro y en la bañadera para ayudar a los adultos mayores a sostenerse.
  • La iluminación debe ser suficiente y adecuada en toda la casa, inclusive en los pasillos y escaleras.
  • Las escaleras deben tener pasamanos o baranda.

Sobre los hábitos del adulto mayor:

  • Es necesario que usen zapatos cómodos, bien adaptados, de suela antideslizante (goma) y taco bajo.
  • Dependiendo del caso, puede ser aconsejable el uso de bastones o andadores.
  • Tratá que los utensillos de uso diario estén al alcance de su mano, para evitar tener que subirse a sillas o escaleras.
  • Instalá un interruptor de luz en la cabecera de la cama, para que pueda ser accionado antes de bajarse de la cama.

Para evitar intoxicaciones:

Las intoxicaciones pueden deberse a alimentos mal conservados. El adulto mayor puede no percibir sus alteraciones de olor o sabor. En otras ocasiones puede confundir ingredientes alimentarios con otros usados para limpieza o desinfección.

Tené en cuenta estos consejos:

  • Los alimentos deben estar bien conservados y cocidos.
  • Se debe prestar atención a la fecha de vencimiento de los alimentos que se consuman. Se puede anotar, con letra grande, en los envases la fecha de compra.
  • Para evitar intoxicaciones por medicamentos, se debe anotar sobre los mismos para qué sirven y su dosificación aconsejada.

¿Cómo prevenir accidentes en los chicos?

Los accidentes domésticos más sufridos por los chicos son las caídas, las intoxicaciones, alergias e irritaciones y las quemaduras.

Para evitar caídas:

  • Mantené el suelo libre de obstáculos
  • Utilizá alfombras antideslizantes en la bañera
  • Colocá barandas las escaleras de acceso a la casa.
  • Protegé las ventanas con rejas, barrotes o redes.
  • Fijá las estanterías firmemente a la pared.
  • Evitá que los chicos suban sobre muebles y permanezcan de pie en ellos.

Para evitar intoxicaciones, alergias e irritaciones:

  • Evitá almacenar juntos distintos tipos de productos (alimenticios, tóxicos, etc.)
  • Guardá medicamentos, productos de limpieza e insecticidas fuera del alcance de los niños.
  • Evitar el uso de estufas en ambientes sin la ventilación adecuada hacia el exterior o la colocación de braseros en los dormitorios.

Para evitar quemaduras:

  • Mantené a los chicos alejados de la cocina y de la zona de planchar.
  • Cerciorate de que los mangos de las sartenes no sobresalgan del mueble de cocina.
  • Evitá que los chicos jueguen con fósforos y/o mecheros.
  • Situá los objetos calientes fuera su alcance.

Artefactos a gas

El monóxido de carbono no tiene color, olor, sabor; no irrita los ojos ni la nariz y se mezcla totalmente con el aire, por lo que resulta muy difícil de reconocer y detectar. Todos los artefactos que producen calor por combustión (estufas, cocinas, calefones, termotanques, calderas) generan monóxido de carbono, si su funcionamiento no es el adecuado. Las instalaciones precarias de artefactos a gas y la falta de mantenimiento, entre otras causas, pueden generar la acumulación de monóxido de carbono.

Para evitar riesgos, seguí estas recomendaciones:

  • Recurrí siempre a un gasista matriculado, tanto para la instalación como para la reparación de los artefactos a gas.
  • Están prohibidas las instalaciones de estufas que no sean de tiro balanceado en los dormitorios y otros lugares cerrados, así como la de calefones y termotanques en los baños.
  • El conducto de evacuación al exterior de los gases de combustión de los artefactos no debe estar obstruido por nidos, ni abollado o desconectado.
  • Si colocamos cerramientos en lavaderos o patios internos, es imprescindible colocar rejillas de ventilación.
  • Controlá que las corrientes de aire no apaguen los pilotos de estufas o calefones.
  • Todos los miembros de la familia tienen que conocer la ubicación de la llave de paso general de la vivienda.
  • Vigilá el aspecto de la llama de sus aparatos de gas. Si es azul, se está produciendo una buena combustión. Si es amarilla se está produciendo monóxido de carbono.
  • Cerrá siempre llave de paso general del gas en ausencias prolongadas.