Jueves 08 de Enero de 2015

"¡Cuánta crueldad!"

Durante la misa en la capilla de la residencia Santa Marta, el Papa mostró su dolor por el atentado sufrido en París. Lo condenó con firmeza y pidió, entre otras cosas, oponerse de todas las maneras a la difusión del odio.

Compartir en Redes

El Papa Francisco celebró este jueves por la mañana la misa en la capilla de la residencia Santa Marta, por las víctimas del atentado en París. Ayer condenó con firmeza el horrible atentado y pidió oponerse a la difusión del odio. Hoy lanzó un hashtag en twitter: #PrayersForParis, es decir oraciones por París.

El Papa inició la celebración de la santa misa, recordando a las víctimas del ataque terrorista en París, al semanario satírico Charlie Hebdo: “El atentado de ayer en París nos hace pensar a tanta crueldad, crueldad humana; a tanto terrorismo, sea el terrorismo aislado, sea el terrorismo de Estado. ¡Especialmente de la crueldad de la cual es capaz el hombre!”

#PrayersForParis

— Papa Francisco (@Pontifex_es) January 8, 2015



Y añadió: “Recemos en esta misa, por las víctimas de esta crueldad. ¡Tantas! Y pidamos también por los crueles, para que el Señor les cambie el corazón”.

En un encuentro ya programado con anterioridad, Francisco recibió al arzobispo de París, André Vignt-trois, a quien ya le ha enviado un telegrama expresando su cercanía a las víctimas, a sus familiares, pidiendo al Señor que les consuele.

Telegrama al arzobispo parisino

Francisco hizo llegar al arzobispo de París, cardenal André Vingt-Trois, un telegrama de pésame por las víctimas del atentado de este miércoles, en la redacción del semanal Charlie Hebdo, a través del secretario de estado, el cardenal Pietro Parolin.

Dice el texto: "Al tomar conocimiento del terrible atentado en París en la sede de "Charlie Hebdo", el cual dejó varias víctimas, su santidad, el papa Francisco se une en oración al dolor de las familias de las víctimas y a la tristeza de todos los franceses. Él ha encomendado las víctimas a Dios misericordioso, pidiéndole que les acoja en su luz. El expresa su cercanía a los heridos y sus familias, pidiendo al Señor que les dé alivio y consuelo en su terrible experiencia. El Santo Padre reitera su condena de la violencia que genera tanto sufrimiento, y pidie a Dios que conceda el don de la paz, e invoca para las familias afectadas y para los franceses el beneficio de las bendiciones divinas."

Fuente: Aica