Miércoles 11 de Junio de 2014

"El temor de Dios genera en nosotros: ¡coraje y fuerza!"

Fue el mensaje que envió Francisco a sus fieles, después de dos días de reposo por recomendación médica. El temor de Dios, dijo, "nos recuerda que nuestro bien está en abandonarnos con humildad, respeto y confianza en las manos de Dios”.

Compartir en Redes

Video: Gentileza Romereports

El Papa Francisco, después de dos días de reposo por recomendación médica, volvió a darse cita con los miles de peregrinos que, como todos los miércoles, estaban congregados en la plaza de San Pedro para escuchar las palabras del Santo Padre.

La catequesis de hoy estuvo dedicada al "Temor de Dios". Con esta reflexión, el Pontífice concluye la serie de prédicas sobre los dones del Espíritu Santo.

El temor de Dios, dijo Francisco, "nos recuerda que nuestro bien está en abandonarnos con humildad, respeto y confianza en las manos de Dios”.

El Santo Padre explicó que temor de Dios no significa “tener miedo de Dios”, ya que “sabemos bien que Dios es Padre, que nos ama y quiere nuestra salvación, motivo por el cual no hay motivo de tener miedo de Él” y explicó como “el temor de Dios pasa a asumir en nosotros la forma de la docilidad, del reconocimiento, de la alabanza, llenando nuestro corazón de esperanza.

“El temor de Dios, explicó Francisco más adelante, genera en nosotros: ¡coraje y fuerza! Es un don que nos vuelve cristianos convencidos, entusiastas, que no se someten al Señor por miedo, porque están conmovidos y conquistados por su amor” y también una 'alarma' delante de la pertinacia del pecado”.