Domingo 27 de Abril de 2014

Juan XXIII y Juan Pablo II ya son santos

El Papa Francisco canonizó a los pontífices Juan XXIII y Juan Pablo II, quienes fueron profundamente amados por el pueblo fiel y marcaron hitos cruciales en la historia de la Iglesia y del mundo en el siglo XX. Una multitud de fieles colmaron la Plaza de San Pedro y las calles aledañas.

Compartir en Redes

"A honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y Nuestra, después de haber reflexionado largamente, invocado varias veces la ayuda divina y escuchado el parecer de muchos de nuestros hermanos y el episcopado, declaramos y definimos santos a los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II, y les escribimos en el registro de los Santos y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honorados como santos". con estas palabras, el papa Francisco canonizó a los dos pontífices, Juan XXIII y Juan Pablo II.



El acto comenzó con el canto de la Letanía de los Santos y con las peticiones al Pontífice, a cargo del prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, para que inscriba a los beatos en el Libro de los Santos. Primero lo pide con “gran fuerza”, una vez más con “mayor fuerza” y, por último, con “grandísima fuerza”.

Luego, el Santo Padre ejerció toda su autoridad como cabeza de la Iglesia universal a través de la oración y seguidamente dijo que los inscriban en el Libro de los Santos y que establecen que sean venerados por toda la Iglesia “en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. A continuación, se llevaron hasta el altar los relicarios que contienen las reliquias de los santos.

A continuación el Papa besó las reliquias de los dos santos. Tras la procesión, el cardenal Amato agradeció a Francisco la canonización.

Una multitud de fieles, que colmaron la Plaza de San Pedro y las calles aledañas, celebró jubilosa cuando sus nombres se añadieron hoy a la multitud de los santos que, desde la gloria de los altares, son modelos e intercesores entre Dios y los hombres.

Juan XXIII, el “Papa Bueno”, el Papa que conmovió al mundo por la singular bondad de su corazón y que impulsó la renovación de la Iglesia al convocar al Concilio Vaticano II y Juan Pablo II, “el grande”, quien con su vida marcó otro tiempo del mundo. “Un gigante de la fe”, dijo recientemente el papa Francisco, que “introdujo a la Iglesia en el tercer milenio de la fe y fue un extraordinario testimonio de santidad”.

Nunca nos dejemos arrastrar por la vorágine del pesimismo. La fe mueve montañas.

— Papa Francisco (@Pontifix_cl) April 25, 2014



Un estilo de vida sobrio nos hace bien y nos ayuda a compartir lo que tenemos con quien pasa necesidad.

— Papa Francisco (@Pontifix_cl) April 25, 2014



Fuente: Agencia Aica.

Video:: Romereports